Amorfinos ecuatorianos, la poesía montuvia

El amorfino es una copla corta y tradicional de los pueblos de la costa ecuatoriana, principalmente de la provincia de Manabí, que se enfoca más que nada en el amor y desamor, pero casi siempre con tintes humorísticos o de doble sentido.

Los amorfinos ecuatorianos, que también forman parte de los bailes tradicionales del Ecuador, son la poesía del montubio, quien lo canta para enamorar a las mujeres o hasta para bromear con sus compadres.

Pero los amorfinos no solamente hablan de amor; también se crítica una realidad o se emiten consejos siempre con la sabiduría pícara del montuvio.

La popularidad de estos versos los ha llevado a ser parte importante de los shows montuvios que hay en el Ecuador, los mismo que siempre son acompañados por el «Baile del sombrerito» tocado al compás del la guitarra o vigüela.

Dicho canto es el siguiente: «El baile del sombrerito, se baila de esta manera y dando la media vuelta y dando la vuelta entera…», mientras que el montuvio que lo canta debe colocar el sombrero en la persona a la que invita a recitar sus versos. 

Ver también: Juegos tradicionales del Ecuador

Listado de amorfinos cortos y románticos

A continuación te dejo algunos ejemplos de amorfinos cortos y románticos que lo pueden recitar hombres y mujeres:

Yo no digo que soy rico
ni que tengo casa é teja;
pero tengo un amorcito
más dulce que miel de abeja.


Dicen que el ají maduro
pica más que la pimienta,
así son las malas lenguas
que sin preguntarles cuentan.


Allá arriba en ese cerro
tengo un pozo de agua clara
donde se baña mi negra
con vino y agua rosada


Te me declaraste
y no te puedo decir
ni un pero, aunque
los dos sabemos que
de verdad te quiero.


El verso del amorfino,
se acomoda como quiera:
para mí la cola es pecho
y el espinazo cadera.


Las aves en la montaña
anidan en algodón:
yo en cambio quiero anidar
dentro de tu corazón.


En el patio de mi casa,
tengo una mata de cereza:
cada rama es un abrazo
y cada cereza un beso.


Quisiera ser pajarito
con patitas de algodón
para volar a tu pecho
y tocarte el corazón.


El anillo que me diste
fue de oro y se rompió;
el amor que me tuviste
duró poco y se acabó.


La mujer bella y malgenia
es parecida al limón,
la cáscara es la bonita
pero agrio, agrio el corazón.


Si canto el amorfino,
no lo hago por afición:
le canto porque soy montubio
y lo llevo en mi corazón.


Son tus manos dos palomas
Y tu boca es un primor
Pero si tu atención no me brindas
A otra entregaré mi amor


El hombre en el valor
es como el amorfino:
está en cualquier camino
haciendo de cantor.


Quisiera decirte cosas lindas
en esta noche esplendorosa
que si un beso tú me dieras
yo te regalaría una rosa.


¡Qué viva mi amorfino!
que canto con mucho amor,
porque es una joya linda,
folklor de mi Ecuador.


Ayer pasé por tu casa,
me tiraste un limón
si no corro tan ligero,
me manchas el pantalón.


Las mujeres de este tiempo,
son como el limón podrido:
apenas tienen quince años,
ya piensan en marido.


Las muchachas de por aquí,
no se dejan dar un beso;
en cambio, las de por allá
hasta estiran el pescuezo.


Ayer pasé por tu casa
con esta mi mala traza:
seguiré pasando
hasta que te caiga en gracia.


San Pedro tenía una novia,
San Pablo se la quitó:
si así fueron los santos
¿Por qué no he de serlo yo?


Cuando pase por tu casa,
te he de pegar un silbido;
si tu mama te pregunta,
dile que es un pajarito.


De esta casa no me voy
hasta no comer gallina
en mi casa no las cómo,
porque todas son finas.


Anoche me fui por verte,
por encima del tejado,
salió tu mama y me dijo
por la puerta ¡desgraciado!

Historia de los amorfinos ecuatorianos

Los amorfinos son parte importante de la identidad del montuvio de las provincias de Los Ríos, Guayas, El Oro y especialmente de Manabí. Aparte de ser una expresión oral, es también un género musical y una danza popular.

Según el escritor guayaquileño Wilman Ordoñez, el primer registro histórico del amorfino cantado data del año 1881 cuando el antropólogo español Marco Jiménez de la Espada reprodujo una de las coplas: “Amorfino no seas tonto, apriende a tener vergüenza, al que te quiere, quéreslo, y al que no, no le hagas juerza». La danza, por otro lado, tiene sus orígenes en las antiguas danzas españolas con influencias andaluzas.

Los amorfinos fueron cantados por generaciones de montuvios en caceríos del norte de Manabí .

La mecánica del amorfino es la siguiente: un montuvio recita un amorfino y empieza el baile del sombrerito. Tras culminar la danza, elige a un competidor colocándole el sombre en su cabeza. El desafío o contrapunto inicia cuando el amorfino es contestado por la otra persona, y de ahí en adelante la improvisación dará al ganador.

Leer también: Palabras en Kichwa y su significado

Referencias:

www.goraymi.com/es-ec/manabi/chone/santa-rita/amorfinos/amorfinos-montubios-axvpkxw0h
www.elcomercio.com/tendencias/amorfino-identidad-montuvios-manabi-tradicion.html
culturaenlacostaecuatoriana.blogspot.com