Poemas para mamá, madres

Poemas para mamá

A continuación podrás disfrutar de los más preciosos poemas para mamá, ideales para compartir a través de una tarjeta, un mensaje de texto o una dedicatoria en las redes sociales.

No hay amiga más fiel, ni regazo más suave que el de una madre y aunque a veces nos quieran sobreproteger, su apoyo es el más incondicional.

En muchas ocasiones buscamos por todos lados la felicidad, sin darnos cuenta que la tenemos a un lado, en cada rica comida y consejos que recibimos de ellas.

A pesar de que existe un día dedicado especialmente a las madres, nunca está de más dedicar unas lindas palabras en su honor para recordarle todo nuestro amor.

Ver también: ¿Cuándo se celebra el Día del Padre?

Poemas famosos para Mamá 

Te dejamos tres poemas para mamá muy conocidos:

El rosario de mi madre, de Salvador Rueda 

De la pobreza de tu herencia triste,

solo he querido oh madre, tu rosario;

sus cuentas me parecen el calvario

que en tu vida de penas recorriste.

Donde los dedos, al azar, pusiste,

como quien reza a Dios ante el sagrario

en mis horas de errante solitario

voy poniendo los besos que me diste.

Los cristales prismáticos y oscuros,

collar de cuentas y de besos puros,

me ponen, al dormir, círculo bello.

Y, de humilde lecho entre el abrigo

¡me parece que tú rezas conmigo

con tus brazos prendidos a mi cuello!


Versos para mi madre, de Julio Jaramillo 

Mi madre es un poema

de blanca cabellera,

que tiene a flor de labios

un gesto de perdón.

Cuando tras larga ausencia regreso

ella me espera,

me abraza como a un niño,

me besa con pasión.

Mi madre es pequeñita

igual que una violeta,

lo dulce está en su alma,

el llanto en el adiós.

Es dueña de mis sueños,

aunque no soy poeta,

los versos a mi madre

me los inspira Dios.

Que linda que es mi madre

que suerte es tenerla y

que dichoso al verla

feliz en el hogar.

Radiante de alegría

al lado de sus hijos

cuidando sus nietitos

que santa que es mi madre,

Bendícela, sí, bendícela Señor.

Mi madre es una rosa

de pétalos ajados

que guarda su perfume

muy junto al corazón.

Viviendo nuestra angustia

no se lo que ha llorado

por eso al mencionarla

me embargo de emoción.

Mi madre es como un cromo

de mágica paleta

Canción dolor ternura

de todo hay en su voz.

Es dueña de mis sueños,

aunque no soy poeta,

los versos a mi madre

me los inspira Dios.

Que linda que es mi madre

que suerte es tenerla y

que dichoso al verla

feliz en el hogar.

Ver: Biografía de Julio Jaramillo


Amor, de Pablo Neruda 

Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte

la leche de los senos como de un manantial,

por mirarte y sentirte a mi lado y tenerte

en la risa de oro y la voz de cristal.

Por sentirte en mis venas como Dios en los ríos

y adorarte en los tristes huesos de polvo y cal,

porque tu ser pasara sin pena al lado mío

y saliera en la estrofa, limpio de todo mal.

Cómo sabría amarte, mujer, como sabría

amarte, amarte como nadie supo jamás!

Morir y todavía

amarte más.

Y todavía

amarte más

y más.  

Poemas originales para las Madres 

Recopilado de 4 poemas originales para compartir en el Día de las Madres:

Te amo para siempre mamá 

El amor y la humildad es lo que te caracteriza

Y la piel se me eriza al escucharte hablar,

Tenemos una conexión tan grande que nadie puede cortar,

Porque pusiste en riesgo tu vida para darme la mía

Porque dejaste de soñar para verme despertar,

Por todo eso y muchas cosas más

quiero que sepas, que te amo para siempre mamá. 


Madre divina 

¡Oh! Santa madre pura y hermosa, 

brillante estrella, radiante flor 

eres tan grande como una diosa,

madre divina madre de amor, 

te felicito con toda mi alma y así entregarte mi corazón,

 si comprendieras mis alegrías al encontrarme en tu presencia, 

muchas caricias tú me harías, así lo dicta mi intendencia;

aquí te traigo de los jardines hermosas flores de gran olor,

unas violetas, unos jazmines 

Vivan las madres, viva el amor.


Tan importante es tu amor

Cuando nacemos, cuando en la cuna

 es nuestra madre grata de amor, 

ella nos brinda cariño santo,

cariño santo puro de amor.

Cuándo a la escuela alegre marchamos

nos brinda siempre una oración

y en su regazo de bien hallar, 

dulce lectura, suave lección;

si enfermamos esta muy triste

y nos consuela con gran fervor, 

no hay desvelo no hay cansancio,

porque lo que importa es el amor. 


Las rosas del jardín 

Déjame contar las rosas del jardín 

Tan rojas como tus mejillas,

Que se sonroja con estas palabras

Tan suaves como tus tiernas manos 

Que acarician mi espalda y 

tan delicadas como tu mirada 

que guía mi camino cada mañana. 

No tengo como pagarte, 

madre mía tantas cosas 

cada beso, cada abrazo,

Cada lágrima y tanto amor,

Si algún día decides irte de mi lado 

Déjame un beso que quede grabado en el corazón.

Las rosas de ese jardín, en algún momento se van a marchitar,

Pero la pureza en tu corazón jamás,

Rojas son tus mejillas cuando te sonrojas

Y rojo es mi corazón al sentir tu amor.